Infraestructura

 

Al igual que muchas ciudades heredadas en los Estados Unidos, Poughkeepsie tiene una infraestructura antigua, algunas de las cuales datan de más de 100 años. Estamos en el punto en que ignorar el problema ya no es una opción.

Hace unos años, había contaminación bacteriana E-Coli en nuestro suministro de agua. Pasaron varios días antes de que se notificara al público y se le pidiera hervir toda el agua potable. Una extensa investigación no pudo descubrir la fuente de la contaminación por E-Coli. Se espera que dos nuevos tanques de almacenamiento de agua para abordar los problemas de seguridad del agua entren en línea en 2018. Todavía estamos esperando.

Ciudades en todo el país están sufriendo por problemas con la contaminación por plomo debido al envejecimiento de las tuberías de agua. Al igual que Newark, Nueva Jersey o Flint, Michigan, nosotros también tenemos tuberías de agua de plomo de 100 años. La ciudad de Poughkeepsie era una de las 6 regiones del estado de Nueva York donde más del 14 por ciento de nuestros niños tienen niveles inseguros de plomo en la sangre.

Las calles y baquetas de la ciudad también necesitan reparaciones urgentes. Los parches improvisados en la calle y numerosos baches se han convertido en la norma. Nuestras banquetas son tan desniveladas que los residentes han empezado a empujar carriolas en la calle. Ancianos sufren caídas graves, y muchas banquetas no están adaptadas para sillas de ruedas en el invierno.

El gasto recientemente anunciado de la Ciudad de $ 4.5 millones de dólares en nuestra planta conjunta de tratamiento de agua porque el material es tan antiguo que ya no es respaldado por el fabricante. Proyectos como este serán cada vez más frecuentes y costosos si continuamos aplazando las compras de equipos de capital.

Mi administración le dará la prioridad a infraestructura que se merece y buscará la financiación necesaria. Nuestro plan estratégico de infraestructura será implementado por empresas de ingeniería que tienen un historial real en el desempeño puntual y de calidad en proyectos municipales. Ya no podemos permitir empujar estos problemas de infraestructura al fondo para que alguien más los resuelva.